Inicio > Gente > Estos son los puntos G de los hombres « Biendateao

Estos son los puntos G de los hombres « Biendateao

Estos son los puntos G de los hombres « Biendateao.

Se habla con frecuencia del punto G de las mujeres, del clítoris y de otras zonas erógenas. Más de un manual se ha escrito sobre el tema. Pero en el caso de los hombres se suele encontrar una rápida y efectiva respuesta al acariciar directamente su pene, y en realidad hay mucho más.

Recientes publicaciones aportan luz sobre varios puntos G de los hombres, que cual espoletas de las granadas, les hacen estallar de placer. Son zonas con abundantes terminaciones nerviosas que incrementen la estimulación, la intensidad de los orgasmos y la potencia sexual.

Las zonas erógenas del cuerpo masculino

El primero punto G masculino se ubica entre el labio inferior y la barbilla, justo en ese hoyito más menos visible que suele pasar desapercibido. En él puedes detenerte con caricias y besos de todo tipo.

El segundo es la nuez de Adán, que además de ser uno de los rasgos más notables de de diferencia sexual entre hombres y mujeres, es muy sensible a los besos húmedos y los roces delicados con el más erógeno de los órganos humanos: la piel.

La tercera se esconde justo bajo el hueso del tobillo y tiene unas profundas e insospechadas conexiones directas con los órganos sexuales masculinos.

El cuarto punto G es bien visible, pero sufre de prejuicios, se trata de las tetillas. Los pezones de los hombres son tan sensibles como los de las mujeres, pero no pocos piensan que responder a los estímulos en estas zonas, igual que en el ano, las nalgas, o la próstata compromete su masculinidad. ¡Un gran error! Toca a ti amiga, persuadir a tu pareja y llevarlo a descubrir las fuentes de placer que su cuerpo oculta, pero debes hacerlo poco a poco, con paciencia y cuidado, una respuesta negativa podría apagar la llama en lugar de avivarla.

Recuerda que el sexo se rige por el cerebro y en él actúan, además de estímulos físicos, patrones culturales y conductuales que regulan nuestras respuestas. Pero volvamos a las tetillas. Puedes jugar ellas y sobre todo con los pezones, acariciarlos con la yema de los dedos haciendo círculos a su alrededor con movimientos lentos y mirando los ojos de tu pareja. También puedes morderlos con suavidad, soplarlos, humedecerlos…

El quinto punto G seguramente lo has rozado en más de una ocasión de juegos amorosos pero la revelación ocurrirá cuando te detengas en él. Se trata del pliegue entre el pene y los testículos. Los sexólogos coinciden en que es probablemente uno de los menos explorados pero en los que el estímulo es siempre positivo y de acción prolongada.

El sexto es también conocido como la zona de la fascinación del hombre, el perineo, la zona que dista entre el final del escroto y el ano. Para que las caricias, besos y roces en esa zona sean verdaderamente inolvidables se requiere de una relación desprejuiciada y también de una adecuada higiene del área en cuestión. Una vez conseguido esas dos condiciones, solo resta entregarse con amor y deseos.

Fuente: Agencias

Categorías:Gente
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 5 junio, 2016 a las 4:46 AM
  2. 17 junio, 2016 a las 8:49 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: