Masaje oral paso a paso… ¡Quédense sin aliento!

Masaje oral paso a paso… ¡Quédense sin aliento!.

 

 

Sorprende a tu pareja con un buen jugueteo que seguramente traerá buenos momentos de excitación y placer, reseñó de10.com.mx

Si el sexo sólo se basara en copular, no sería tan placentero como suele ser. Tener sexo conlleva más erotismo que el que uno cree, y esmerarse por satisfacer a la pareja nada tiene que ver con si el pene es chico o grande, o si ella tiene grandes senos o no.

El sexo camina por si solo, se respira, se saborea, se desea, se siente y sobre todo se disfruta.

Y para que todo sea más placentero, es necesario buscar lo que a tu pareja le gusta más. Para ello, tenemos manos, pies, y boca, esta última sabiéndola usar puede hacer maravillas.

Dentro de nuestra cavidad bucal existe un músculo llamado lengua que puede ser el instrumento más erótico a la hora de pasar una noche de pasión.

Y es que la boca no sólo sirve para comer y besar; también, se puede usar para causar sensaciones muy placenteras a la hora de tener sexo.

Así que manos a la obra y busquemos el momento para hacer un masaje oral. Los sitios nosotras.com y paratipos.com te dicen cómo.

Iniciemos con los caballeros. Muchas veces a la hora de tener sexo descuidamos aquellos detalles, que le pueden causar un placer infinito a tu pareja, y rápidamente nos vamos hacia el coito; sin embargo, antes de iniciar la penetración, tranquilízate y piensa un minuto en ella.

Recuerda que para las mujeres un orgasmo va mas allá de una simple penetración.

Así que para empezar, conquístala a besos. Comienza en la boca, y deslízate por su cuello, su espalda, mientras tus manos exploran otras áreas. Pon mucha atención en los lugares en donde ella siente cosquilleos a la hora de besarla, porque esa es la primera etapa para que se abran las puertas del paraíso.

Un buen beso acompañado con tu lengua te guiará al sendero del placer.

No tengas miedo en explorar, en besar las partes más recónditas de tu pareja, explórala de los pies a la cabeza.

Sigamos nuestro camino. Es hora de encontrar el clítoris, ¿alguna vez lo han buscado? Para todos aquellos que temen localizarlo, es hora de que se quiten las ataduras.

Sumérjanse de lleno en el sexo de su pareja y explórenla, pero como lo dije antes, para que todo sea más placentero llénala de besos.

Ya que estés situado ahí, juega con tu lengua. Pásala suavemente por sus labios vaginales. De arriba abajo lentamente. Para después presionar un poco, usa tus manos si te encuentras besando la parte baja de la vagina. Que tus dedos exploren el monte de Venus, mientras tú jugueteas con la lengua.

El clítoris. No hay que entrar a matar directamente al clítoris. Hay que empezar, dibujando con la lengua, círculos alrededor del clítoris para que el grado de excitación vaya en aumento.
Hay que lamer la vulva, estimular el clítoris rodeando el capuchón con los labios y succionando o bien pasando la lengua rápidamente sobre el clítoris.

Consejo: a medida que la mujer esté más excitada, los movimientos con la lengua deben ser más rápidos.

Otras técnicas:

1. Lamer largamente con la parte plana de la lengua.

2. Usar la punta de la lengua con movimientos hacia adelante y hacia atrás.

3. Jugar a dos bandas. Mientras se acaricia la parte interna de los labios menores con los dedos, se lame el clítoris.

Ahora toca el turno de las chicas. Mujeres, los hombres disfrutan mucho el sentir unos labios en su pene, y para eso es necesario iniciar con el coqueteo previo.

Haz que tu chico lo desee más, no vayas directamente a él, tortúralo sensualmente, excítalo con miradas provocadoras esto hará que él te desee más.

Una vez que él esté totalmente excitado, túmbalo en la cama y desvístelo, lentamente, mientras lo besas.

Pasa lentamente tu mano por encima de su pene, rozándolo levemente y cuando ya esté totalmente desnudo, inicia un camino de besos que te lleve directamente al miembro de tu hombre.

Iniciemos el calentamiento.

Vamos a despertar la excitación cerrando los labios con delicadeza alrededor del pene flácido y succionando a continuación.

Esta acción no garantiza una erección total, pero es suficiente para empezar a masajear.

Hay que sostener el pene por la base y empezar lamer hacia arriba, hasta el glande, como si te comieras un helado.

Cuando tenga una erección completa, sostiene el extremo del pene y lame toda la longitud de la parte inferior. Desplaza la lengua hasta el frenillo y lame con rapidez la punta.

Cubre el glande con la boca e introduce el pene en ella, tanto como se pueda… ¡No te atragantes!

El juego de los testículos

No hay que olvidarse de ellos en este masaje erótico. Con la punta de la lengua, puedes lamer el escroto con movimientos muy suaves y seguir por la parte inferior de los testículos.

Si quieres, también puedes succionarlos, pero con mucha delicadeza.

Nota: no seas brusca y si quieres morder, sólo pon los dientes nunca presiones pues eso puede ser muy doloroso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s