Inicio > Gente, Nacionales > Unas 16 mil venezolanas tienen las prótesis de la compañía francesa PIP

Unas 16 mil venezolanas tienen las prótesis de la compañía francesa PIP

Unas 16 mil venezolanas tienen las prótesis de la compañía francesa PIP 

Unas 16 mil venezolanas tienen las prótesis de la compañía francesa PIP | Biendateao

El consultorio del cirujano plástico Ignacio Sousa está tan lleno que las mujeres tienen que hacer una cola que sale de la sala de recepción. Hay estudiantes universitarias veinteañeras, amas de casa cuarentonas, oficinistas de clase media: todas tienen miedo de que sus implantes de senos se hayan desgarrado y quieren saber cuándo se los pueden sacar.

Al igual que miles de mujeres en todo el mundo, numerosas latinoamericanas están consultando a sus médicos, temerosas de las consecuencias para su salud que puedan tener implantes mamarios defectuosos producidos por la ahora desaparecida compañía francesa Poly Implant Prothèse (PIP). En algunos casos, los implantes, producidos con silicona industrial se han abierto, y esa posibilidad está haciendo que muchas mujeres los reemplacen.

La alarma está creciendo “como una bola de nieve”, dijo el doctor Sousa, un cirujano plástico que ha estado atendiendo a decenas de pacientes cada día desde que estalló la noticia en diciembre de que las autoridades francesas recomendaban que los implantes fuesen retirados.

El escándalo ha afectado especialmente a Venezuela. Unas 16.000 venezolanas tienen los implantes de PIP, una de las cifras más altas en Latinoamérica, donde 20.000 mujeres tienen implantes PIP o de una compañía holandesa -Rofil Medical Nederland BV- que produjo implantes defectuosos.

Más de 4.000 mujeres venezolanas se han unido en una página en Facebook dedicada a quienes tienen esos implantes. Unas 500 mujeres han demandado a los distribuidores en Venezuela, exigiéndoles que cubran sus costos médicos, mientras que cirujanos plásticos dicen que están atareados ayudando a multitudes de pacientes.

Cuando Sania Arroyo comenzó a sentir un dolor pertinaz bajo el seno izquierdo, sospechó que había problemas con sus implantes. Un examen con ultrasonido confirmó que uno se había abierto y la silicona se estaba filtrando. La madre soltera y empleada bancaria de 33 años tuvo dificultades para ahorrar los 20.000 bolívares, para la cirugía en enero, y dice que la nueva marca la ha hecho sentirse mejor, pero aún así no se siente del todo segura.

“Ya me siento mucho mejor, aunque todavía tengo temor de que algo parecido podría pasar de nuevo”, dijo Arroyo, que tenía en la mano un vaso plástico en el que estaba el implante abierto y la silicona amarillenta que se derramaba.

Dado que tiene una población más pequeña, Venezuela tiene más casos per cápita que otros países. Eso no es sorpresa en el país, donde los concursos de belleza son motivo de orgullo y la cirugía plástica es ampliamente aceptada.

Se estima que entre 35.000 y 40.000 mujeres se someten a cirugía de agrandamiento de los senos cada año en Venezuela, y los médicos dicen que la cifra ha crecido en la última década.

“Se ha creado terror en las pacientes que ya tienen implantes, pero no creo que disminuya las ganas de aumentarse las mamas”, dijo Gabriel Obayi, un cirujano que ha estado recibiendo numerosos mensajes electrónicos de mujeres preocupadas por los riesgos de salud.

AP

Categorías:Gente, Nacionales
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: