Inicio > Nacionales, Politica > Vicente Díaz “La tortilla se voltea”

Vicente Díaz “La tortilla se voltea”

El 28 de abril de 2006 una Asamblea Nacional totalmente roja rojita designó los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral. Entre los cinco elegimos a Tibisay Lucena como presidenta del CNE y de la Junta Nacional Electoral, a Sandra Oblitas presidenta de la Comisión de Registro Electoral y a mi como presidente de la Comisión de Participación Política y Financiamiento (COPAFI). De los cinco rectores, el único que no había estado vinculado previamente a la institución electoral era yo.

El panorama para ese momento no era muy alentador. El prestigio del CNE no estaba en su mejor momento. El retiro opositor de las parlamentarias había sido un duro revés para una imagen ya bastante maltrecha a raíz de los acontecimientos del Referendo Revocatorio. En esas parlamentarias, casi 8 de cada diez venezolanos desatendieron el llamado del CNE para ir a votar. De las diez elecciones organizadas hasta ese momento, desde el triunfo de Hugo Chávez en el 98, todas las había ganado el gobierno. La disposición para ir a votar en los sectores opositores era prácticamente inexistente: “no voy a ir a votar para que no me roben mi voto”  o “no voy a ir a votar porque sabran por quien voté”, eran comentarios frecuentes en conversaciones y tertulias.

Los conflictos de poder se resuelven por las buenas o por las malas; con balas o con votos. Es preferible los votos.

Había que reconciliar a los venezolanos con el acto de votar.

Se hizo un inventario de riesgos y se desarrollaron garantías y contramedidas para fortalecer el sistema y aumentar la confianza. Hicimos infinidad de reuniones con partidos, dirigentes, comunicadores, medios, candidatos y ciudadanos. Nos propusimos derrotar el temor a las máquinas de votación y las captahuellas. Se profundizó la depuración del RE.

En diciembre de 2006, gana de nuevo Hugo Chávez, pero la pulcritud y las garantías electorales posibilitaron el rápido reconocimiento de la derrota por parte de Manuel Rosales, a pesar del ventajismo gubernamental. En el noviembre de 2007,  a un poco más de un año de la designación, se produce la primera derrota del Presidente en las urnas. El Pueblo le impidió reformar la Constitución. El PSUV solicita que el CNE le organice sus elecciones internas. En el 2008 operamos para organizarle las primarias opositoras al Táchira. Ganó Pérez Vivas. Ese mismo año son las Regionales. El oficialismo gana la mayor parte de gobernaciones y alcaldías, pero la oposición gana los principales Estados y ciudades del pais. En 2009, el gobierno gana la Enmienda de la reelección, pero al siguiente año pierde la mayoría popular en unas elecciones parlamentarias, donde por razones derivadas de la Ley de Procesos Electorales principalmente, gana la mayor cantidad de cargos sin contar con la mayoría de los votos.

En las últimas 4 elelcciones, dos las ha ganado el gobierno y dos la oposiciòn. En todos estos procesos el secreto del voto y la voluntad popular han sido escrupulosamente respetados.

Igual que en las primarias de este Domingo, donde la voluntad del pueblo opositor se expresó y asi fue respetada y proclamada.

Asi lo planteo publicamente ante el surgimiento de cuestionamientos aventureros y de sentencias jurídicas de claro trasfondo político.

Lejos atrás han quedado los ataques de la oposición organizada al CNE. ¿Será que la tortilla se voltea y empiezan los del gobierno contra el árbitro?

Categorías:Nacionales, Politica
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: